Las claves secretas del éxito. 2 La actitud.

“La actitud lo es todo”

Esta es una bonita frase, pero ¿realmente nos la creemos?

Estamos en una realidad tan cambiante, con unos cambios tan rápidos, que las empresas de reclutamiento ya casi se rigen a la hora de seleccionar por una característica personal: la flexibilidad.

Las empresas son conscientes de que deben desarrollar acciones encaminadas a retener el talento y dedican cada vez más recursos a formar, adiestrar y proporcionar herramientas para que los colaboradores puedan estar al día en sus conocimientos y habilidades, tan necesarias para seguir siendo valiosos.

Cada día son más los empresarios que están apostando por invertir en bienestar laboral, en un intento de emular la estrategia de las organizaciones más valiosas del mundo, como Google. Parece evidente que las personas que trabajan en una oficina con toboganes son más productivas.

Y es que el talento, el bienestar, la flexibilidad y tantas otras cosas son tan decisivos en el éxito de una empresa como insuficientes.

El secreto siempre está en el equilibrio entre el talento y la actitud, entre la visión y la acción. Si dedicamos muchos recursos a mantener el talento (saber y poder), pero no tenemos una estrategia para alinearlo con actitud (querer) es muy difícil que la producción (hacer) esté a la altura de los objetivos.

¿Se entiende esto?

En realidad no es muy difícil de entender, pero sí bastante complicado de implementar; por eso mismo, al final lo más habitual es realizar acciones inconexas pero con muy buenas intenciones y posiblemente es mejor que nada, pero es agotador invertir para recoger resultados menos optimistas que las previsiones.

¿Cómo se encaja todo esto para que los resultados sean tan buenos como el propósito de la empresa?

  • Definir la visión, que sea ambiciosa, que se pueda explicar y escribir, pero que sea razonable.
  • Practicar el reclutamiento de los mejores candidatos y el mantenimiento del talento a través de la formación continua y el entrenamiento de nuevas habilidades.
  • Desarrollar la actitud

Los tres puntos son inseparables e imprescindibles. Al segundo se le presta atención porque sería imposible llevar la empresa adelante sin las personas. Al primero se le da una importancia relativa, hay muchas empresas que no tienen una visión y por tanto no tienen objetivos ni un plan de acción. Al tercer punto no se le dedica nada de atención porque no se puede hacer nada con algo que no se sabe manejar.

“La actitud es un hábito del pensamiento y como tal se puede cambiar”

Sin una actitud positiva y proactiva será infructuoso cualquier intento de mejorar la productividad y los resultados más allá del factor suerte o las circunstancias favorables del mercado.

¿Qué es mejor?: ¿tener colaboradores que entienden el propósito de la empresa y trabajan con iniciativa propia para mejorar los resultados previstos? o ¿tener personas con buena formación y habilidades, más o menos activas pero que no saben exactamente que se espera de ellas? o ¿tener trabajadores prescindibles e inactivos que sólo hacen estrictamente su trabajo cuando se sienten vigilados?

¿Cuál es la responsabilidad del empresario en todo esto?
¿Por qué no se suele hacer un programa efectivo para desarrollar la actitud?

Porque la actitud es todo ¿verdad?

Pablo Romeo. Director ejecutivo de smileconsultores.com

Yo mismo

Las empresas nacen, crecen, se desarrollan y algún día mueren. Como todo. Pero nadie puede predeterminar cuantos años dura esta evolución. Lo cierto es que se pueden hacer muchas cosas para prolongar las fases de crecimiento y desarrollo. Pero todas estas cosas dependen de la voluntad del empresario. No de la suerte.

Hay un “salto” que en algún momento de su vida los empresarios deben dar tras algunos años iniciales muy duros y que solo los que lo hemos vivido podemos entender. Tiene que ver con la capacidad de liderazgo, tiene que ver con las personas y tiene que ver con la acción. Este salto es pura estrategia: si no se da, la empresa puede seguir funcionando. Pero si se da, todo empieza a ser distinto. Como un disparo.

Seguir leyendo “Yo mismo”

Las claves secretas del éxito. 3 La planificación.

Me preguntan muchas veces “¿cuál crees que es el secreto del éxito?” Mi respuesta es siempre la misma: “hay muchas cosas que se pueden hacer para tener éxito en la vida, pero hay una que todos los que han alcanzado el éxito hacen: planifican”. Pero ¿qué es planificar?

1. Tener buenos planes.

Toda una vida construyendo, es como construir una casa: hace falta un plan. ¿Qué pasa si empiezas a poner ladrillos y alguien te pregunta, “¿qué estás construyendo?” Dejas el ladrillo y respondes, “No tengo ni idea”.

La pregunta es: ¿para qué voy a construir esta casa? ¿Qué necesito para construirla? ¿cuándo debo comenzar la construcción de la casa? Respuesta: tan pronto como estén estas respuestas en el planificador.

No empieces el día hasta que estés convencido de por donde vas a empezar y que vas a hacer a continuación, al menos un esquema. Deja un margen para improvisar, deja algunas estrategias adicionales o “plan B”, pero termínalo antes de que comience el siguiente día. No comiences la semana hasta que haya terminado la anterior. Ordénala, estructúrala y ponte a trabajar. Lo mismo pasa con el mes que viene y con el año que viene: no lo comiences hasta tener un plan por escrito.

No es mala idea, hacia el final del año, sentarse con tu familia para hacer los planes personales, sentarse en tu negocio con tu equipo para los planes profesionales, sentarte con tu asesor o mentor para trazar planes estratégicos. Planea el calendario para la vida.

La razón por qué la mayoría de la gente afronta el futuro con aprensión en lugar de anticipación es porque no tienen bien diseñado un plan de acción. Coherente, ejecutable, flexible. ¿Sabes cuántas personas en el mundo “pierden” al menos una hora al año para anticipar planes de futuro sin que sea por obligación o por que se avecinan problemas que no admiten demora, o sea: planificar por el gusto de ir trazando un futuro mejor? Seguir leyendo “Las claves secretas del éxito. 3 La planificación.”