El camino del éxito

Figura-Hombre-Creativo

Hace 20 años era director de operaciones en una multinacional. Trabajaba unas 14 horas al día y era feliz. Mi idea de éxito se centraba en llegar a ser director general. No lo conseguí. Una inoportuna absorción truncó ese sueño.

Hace 10 años era director general en mi empresa. Trabajaba unas 16 horas al día y era feliz, me sentía útil ayudando a clientes y empleados. Mi idea de éxito se concentraba en un coche de color rojo con un caballito rampante. No lo conseguí. Un amago de infarto me hizo cambiar.

Hace 4 años era yo. Trabajaba unas 5 horas al día y era feliz. Mi idea de éxito se había vuelto más compleja: trabajar 5 horas al día para poder hacer algunas cosas importantes, como estar más pendiente de mi familia, estudiar, cuidarme físicamente, trabajarme por dentro, atender a mis amigos, darme a los demás. Tengo un plan de acción que me ayuda a ir dando pasos hacia este sueño, poco a poco, seguro de lo que quiero, de lo que puedo y de lo que debo hacer.

Durante muchos años evité racionalizar mis sueños, es tan bonito soñar. Pero por suerte, encontré la forma de integrar lo que debía hacer, lo que quería ser y lo que creía. Y me alegro de ello. Mucho.

Ahora me doy cuenta de una cosa: la inconsciencia es el estado habitual de empresarios y profesionales (en general de las personas), es el estado que nos limita y nos conduce por un camino de angustia, de sentimiento de culpabilidad por no llegar a todo, de estrés, de urgencias y de apagar fuegos constantemente. Y no es fácil de evitar. Los demás lo verán como un “estás más liado que un trompo, no paras”. Tu en cambio, lo verás como “es mi sino y mi destino, es lo que me ha tocado”

Pero no es la única forma de vivir.

Un empresario muy creyente estaba todo el día pidiendo: Señor que me toque la lotería y tanto lo pedía que un día Dios se dirigió a el y le dijo: Manolo, ¿me puedes hacer un favor?. Claro, Señor. Dime. Bueno, pues resulta que yo quiero ayudarte a que te toque esa lotería que me pides sin parar, pero para eso ¿puedes comprar aunque sea un décimo de lotería alguna vez para que yo pueda actuar? ……

Para conseguir lo que quieres, debes tomar algunas acciones. Pero no de cualquier forma. Hay que montar un plan de acción que te conduzca por el camino adecuado.

No es difícil, solo hay que creer y trabajar un poco para cambiar algunas cosas que no nos dejan ver el camino de manera clara.

¿Estás dispuesto?

Anuncios