“Tú puedes, pero en mi caso es imposible”

aaeaaqaaaaaaaaiiaaaajdcxymrkzdnilwiwyzctngfhyi04ztljltbknzu1zdqwztc4za

Una de las frases que más escucho cuando estoy hablando de organización es “tú puedes, pero en mi caso es imposible”

Y lo que he descubierto a lo largo de los años es que los que lo dicen tienen siempre razón. De hecho, siempre tenemos razón cuando se trata de nuestra propias creencias, por eso son nuestras.

Pero desde un punto de vista más racional, pocas veces tienen razón. Me explicaré:

Antonio está poniendo en marcha un proyecto que consiste en optimizar la variación de existencias para ayudar a los empresarios comerciales con inventarios de menos de 4mm€ a reducir su carga fiscal al cierre del ejercicio. Tiene listas interminables de tareas a completar para lanzar su producto al mercado este año y está profundamente desmotivado, hasta el punto de pensar en tirar la toalla. Ya le habían advertido que montar un negocio requiere de un estudio de mercado realista, de preparar un plan de marketing riguroso, un plan de negocio objetivo y un sinfin de cosas. Con todo esto, su temor es que no sabe por donde empezar y esto influye un poco a retrasar todo lo posible la culminación de la fase de puesta en marcha.

María tiene el mismo proyecto, o casi igual al de Antonio, ha trabajado con varios estudiantes de último curso de exactas para el plan técnico y con otros de dirección de empresas para el resto, mientras estaba teniendo reuniones con potenciales clientes de su producto cuando esté en el mercado, que ha fijado el 20 de diciembre. Reconoce que los planes que le han preparado sus ayudantes partiendo de sus directrices pueden ser mejorados, pero ella ha utilizado un esquema con las ideas clave que pueden interesar más y se ha centrado en desarrollarlas en una buena presentación, ha realizado un curso de ventas eficaces para presentarlo y está satisfecha con el resultado de las entrevistas. Sabe que una vez lanzado tendrá que depurar algunas cosas, pero dice que no va a estar todo hecho, que entonces se aburriría.

¿De verdad María se aburriría o Antonio no sabe por donde empezar?

Pues la verdad es que ambas cosas son falsas, pero simplemente es lo que ellos creen, entonces para ellos son ciertas.

¿Quién está enfocando mejor su plan de acción? O de otra manera ¿Antonio tiene un plan de acción? ¿y María?

A los que nos dedicamos a observar el comportamiento de otros respecto a su organización, o sea, a su planificación, nos resulta evidente: a Antonio le falta un plan de acción y a María de falta un plan de acción. La diferencia entre los dos es que Antonio piensa un poco más que María eso de “tú puedes, pero en mi caso es imposible”

¿Por qué digo que a los dos les falta un plan de acción? pues es sencillo: TODOS necesitamos un plan de acción o nos perdemos en alguna parte. Da igual que la idea sea brillante si no sabemos ponerla en práctica.

A priori, ¿quién crees que puede tener más éxito en su lanzamiento?

¿A que no sabes cuántas personas trabajan con un plan de acción preciso en tu entorno?

¿A que no sabes cuántas de esas personas piensan que si es posible?

(Por favor, escríbeme si más de un 2% la primera cuestión y menos de un 98% la segunda) 😉

Pablo Romeo Madriñan. Director smile Málaga. Mentor 3pm.  DSC_0605v4

Anuncios