Hábitos con el teléfono móvil

retrato_de_los_anos_60_de_los_anos_50_del_hombre_d_funda-rdf7b3c9888df41ea85305a2b4ed9e918_a4uo6_8byvr_512

Hablando con un cliente sobre la dificultad de implantar en el día a día hábitos productivos en el uso del teléfono móvil hemos fijado 5 metas diferentes:

1ª/ (Ya que hace unos años no existía el móvil) vamos a apagarlo en las reuniones (no dejarlo en reunión, sino en silencio, modo avión o apagado)

2ª/ contestar a todas las llamadas perdidas tras la reunión.

3ª/ apuntar durante una semana todas las llamada recibidas con nombre y duración, determinar cuantas han supuesto interrupciones y fijar una acción concreta con la persona que más veces me ha interrumpido. ¿Qué acción?: por ejemplo, hablar con esa persona y establecer alguna pauta que nos ayude a los dos, concentrar llamadas en horas determinadas, mandar un email si son temas de menor importancia, o cosas por el estilo.

4ª/ (Si llamo mucho, me llamarán mucho) pensar 5 segundos antes de marcar un número si esa llamada es urgente o no, si debo llamar o no, si puedo agrupar, informar o preguntar por email.

5ª/ (Hace dos años no existía el whatsapp y por lo tanto no era necesario) Contar el nº de whatsapp recibidos y tomar una acción concreta sobre el grupo que más tiempo me roba en el día. ¿Qué acción? eliminar, silenciar, etc…. Si una cosa me molesta, creo que lo más prudente es eliminarla.

Es evidente que si solo pretendes “mejorar” el uso del móvil no vas a implantar un hábito que se llame “usarlo menos” porque menos no es algo concreto y no puedes tomar decisiones. Pero si tomas pequeñas acciones puedes mejorar poco a poco algunas cosas, que te llevarán a mejorar otras pequeñas cosas y llegará un momento en que te des cuenta de que no estás pendiente del teléfono y lo usas cuando es necesario.

El mal uso del teléfono es un mal hábito. Curiosamente todo el mundo defiende que es una herramienta imprescindible, que el whatsapp es fantástico, tener el email en el móvil un adelanto, planificar en el iphone una chulada.

Lo que nadie hace es calcular cuanto tiempo le dedicamos a la dichosa tecnología. Si te digo que al menos dos horas al día ¿te lo crees? ¿sabes cuánto tiempo es dos horas al día a lo largo de un año?

Pues calcúlalo, se supone que eres una persona responsable, de hecho presumes de que actúas de forma consciente cuando la realidad -datos objetivos- indican que solo sabes reaccionar.

Claro, que siempre puedes justificarte diciendo que eres dueño de tu tiempo, aunque sea un autoengaño.

Pablo Romeo. Director smile Málaga. Mentor 3pm. DSC_0605v4

Anuncios