Las claves secretas del éxito. 4 La atracción.

 

Quizá somos responsables, disciplinados y nos hemos preparado para ser buenos en nuestra actividad…

Vamos a por el cuarto atributo, la atracción, tal vez el punto más valioso.

Es normal pensar que las oportunidades y el éxito vienen después del trabajo duro, pero en realidad no es así. Solo atraes cuando te has convertido en una persona atractiva.

Por este motivo, hay que desarrollar habilidades. Todos somos capaces de desarrollar cualquier cosa que nos propongamos, de hecho vamos sobrados de capacidad y casi siempre vamos cortos de decisión. Si somos capaces de desarrollar habilidades, también lo somos de educar nuestra postura, nuestra sonrisa, el dominio del protocolo, nuestra imagen personal, nuestra salud y lo que queramos.

Querer depende de nuestra creencia, más que de las posibilidades de hacerlo realidad. ¿Quién no necesita atraer oportunidades?

La reputación va creciendo a medida que nuestra experiencia y el buen hacer. Ahora es el momento no ya de serlo, sino de parecerlo: atractivos.

Todo está a nuestro favor, esperando atraer éxito, da igual que sea en la dirección de personas como en la búsqueda de un empleo, las posibilidades están allí trabajando en la filosofía de que el éxito es algo que se atrae, nunca es una casualidad.

Dominar el discurso personal, la reputación que proviene del buen hacer, el atractivo del saber estar y la disciplina hacen atractivas a las personas.

El desarrollo personal es el recurso inagotable para mejorar nuestra vida, de mejorar la de otros.

Pablo Romeo. 3pm® Mentor y director de smileconsultores.com 

Anuncios